No viajo, renuevo ambientes

Nuestras viejas maletas se amontonaban en la acera de nuevo; teníamos un largo camino por delante. Pero qué importaba, el camino es la vida.

Jack Kerouack | En la carretera

El mito del viaje. En los últimos dos meses me he cruzado dos veces, por trabajo, con Kerouack. Justo ahora que hemos dejado de viajar, que nos vemos obligados a quedarnos en casa.

Leí en alguna parte que el hombre comienza a concebir el futuro entre los tres y cinco años de edad, pero que en situaciones de emergencia o estrés su capacidad para anticiparlo se reduce.

No sé tú, pero en este momento yo solo puedo vivir el presente. Pienso en los viajes que hice, pero no puedo imaginar los viajes futuros, y en cambio me descubro pensando en cómo hacer que mi hogar sea un destino agradable.

Empiezo a fantasear con lo que me gustaría.

Me gustaría colgar unos cuadros, me gustaría comprar una un sujetalibros inspirado en las cabezas frenológicas de la época victoriana — me fascina —, me gustaría diseminar frutas de cristal de colores por toda la casa

Casa Shop | Devon Made

Después de todo la casa es un espacio vivo. ¿No crees? Cambia, adaptándose a las necesidades de quienes la habitan, y en este momento atípico en el que está un poco más abarrotada de gente de lo normal he vuelto a descubrir una casa «resiliente», en la que mi estudio, que ocupaba un espacio en la sala de estar, ha encontrado un rincón en el dormitorio.

La sala de estar respira. Yo puedo encontrar momentos de silencio.

Renovar los espacios puede convertirse en un viaje, ¿no crees?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *